Verano y embarazo

Estás embarazada? Enhorabuena! Pero que no te pase nada si gran parte del embarazo te toca con estos calores….

Si en circunstancias normales tenemos que ir con precaución para no tener golpes de calor, deshidratación, etc., imaginaros estando embarazadas.

La botellita de agua fresquita (no helada) y abanico nunca os debe de faltar si salís a la calle.

Intentar pasar por las sombras y no hacer caminatas largas ni grandes esfuerzos en las horas de máxima calor.

Comer poquitas cantidades  cada 2 horas o 3 horas.

Las comidas principales intentar que sean ligeritas, así evitarás largas digestiones y sentirte aún más hinchada.

El ejercicio que hagas en el exterior, mejor a primeras horas de la mañana o al atardecer. Así no dejaras  de hacer ejercicio y no morirás  en el intento.

Escoge ropa ligerita y que no se pegue al cuerpo, así evitas  sudar en exceso y estar un poco más cómoda.

Por mucho calor que tengas no te pongas delante del ventilador ni aire acondicionado. Lo único que conseguirás si haces esto es pillar un buen resfriado y  recuerda que estando embarazada no todos los medicamentos son aptos.

Tanto en la playa como en la piscina protégete bien del sol  y no te pongas a tostarte  en las horas de más calor.

Como puedes ver son recomendaciones que siempre tienes que tener presente, estés o no embarazada, pero  nunca está de más que alguien nos lo recuerde.

 

Gracias por leerme!

 

Bel.