Las NO RUTINAS del verano

Que aplicados somos todos durante el curso escolar, verdad? , entonces, que nos ocurre en  verano?  Creo que el calor nos derrite las neuronas hasta tal punto que nos dejamos llevar para averiguar hasta donde somos capaces de aguantar.

Eso de irse a dormir a una hora prudente para poder levantase por la mañana temprano para llevarlos a casa de los abuelos, cursillos y actividades varias, ya no es válido. Normal, se han pegado 3 horas de siesta y hace un calor que te mueres, para meterlos en la cama…

Aquí os dejo las 3 opciones que os podéis encontrar en casa cualquier noche de verano y lo más importante con las ventanas abiertas de par en par:

1 – Que todas las noches nuestros vecinos oigan a nuestros peques llorar a pleno pulmón porque no quieren irse a la cama.

2- Que nuestros vecinos no nos oigan porque nuestros peques cada noche se quedan fritos en el sofá viendo (cada noche) la misma película. Eso sí, siempre bien pasadas las 10 de la noche.

3 – Que nuestros vecinos nos oigan una noche si y una noche no, porque hemos tomada la decisión de ir alternando las dos primeras opciones. 😉

Las comidas: que fue de comer a una hora prudente para después hacer la siesta a una hora prudente y así poder irse a dormir a una hora prudente?  Aquí he dado en el clavo eh?!

El no ir temprano  a la cama de noche  es culpa de la comida del mediodía!

Además que mal comemos! Hoy comemos fuera de casa, mañana cenamos con unos amigos,  nos vamos a la playa o montaña unos días y lo que les dejamos comer excepcionalmente durante la resta del año, en verano casi se convierta en costumbre! Pero que nos está pasando

Las normas establecidas  durante el año poco a poco y sin que te des cuenta van desapareciendo y lo peor de todo es que  no puedes hacer nada para evitarlo!

Si tenéis la suerte de que los buenos abuelos os cuidan a los peques mientras  vosotros esperáis con ganas las deseadas vacaciones, corréis el peligro que los llantos, rabietas y enfados se eleven a dimensiones desconocidas. Los abuelos saben hacer muy bien su trabajo. Con mucho cariño, amor, consentimientos varios, y no dejarles llorar por nada consiguen que nuestras pocas normas que pueden salvar nuestro verano se vayan al garete.

Como no teníamos trabajo en septiembre con la vuelta al cole, ahora ya sabremos que hacer! 😉 volver a marcar las rutinas

Estos últimos comentarios están escritos desde el cariño a todos los abuelos del mundo mundial. Sin su ayuda no podríamos sobrevivir el largo verano, las enfermedades, puentes y momento dispares que se nos pueden presentar durante el año. GRACIAS!

Septiembre aún queda lejos así que ahora nos toca disfrutar del verano, solecito, picaduras de mosquitos, insomnio, resfriados gracias a los aires acondicionados, piscina, playa, montaña, amigos y familia.

Gracias por leerme!

Bel