Y vosotros, tenéis inquilinos?

Duerme con vosotros?, y no tenéis miedo a chafarlo? Que incomodidad todos en la misma cama!, no os lo vais a sacar nunca de vuestra habitación!, no hay intimidad en la pareja, bla bla bla bla…

Cuant@s os sentís identificad@s?

Hay bebés, bueno padres, que a los 4,6,8 meses pasan a sus hijos a su habitación  y no pasa nada, descansan toda la noche y tan felices. Pero hay otros muchos que no aceptan este cambio.

Personalmente  he sido incapaz de dejar a Martí  de  bebé en su habitación solo. Primera porque  al darle el pecho era poco práctico y segundo pienso que cada bebé/niño tiene su propio ritmo (igual que para gatear, andar, hablar,…) y no hay que imponerle que duerma separado de los padres si no está preparado para ello.  

Martí tiene tres años y a utilizado su cuna, la cuna que le regaló su yaya con toda la ilusión, solo y exclusivamente para jugar cuando todavía no gateaba.

Cuando estaba embarazada ni me planteaba el tema de cómo íbamos a dormir. No era un problema o una cuestión que nos preocupara. Tomaríamos la solución mejor para todos en cada momento.  Y así lo estamos haciendo.

El moisés parecía que tenia pinchos, era ponerlo allí y empezaba a llorar o a despertarse. Como era bebé era más fácil calmarlo y hacerle dormir.  Recuerdo que calentábamos con una esterilla el moisés para cuándo lo pusiéramos a él no notara la diferencia de temperatura.

Por las noches era una pesadilla, como le daba el pecho le tenía que coger y sacar del moisés y no había manera de volverlo a dormir! El moisés sigue vivo después de tanto meneíto. (No te preocupes Bego!) 🙂

Al final como no descansaba nadie, decidimos ponerlo en nuestra cama. Así él hacia las tomas cuándo le venía bien y yo no tenía ni que moverme. Xavi también descansaba porque no notaba el jaleo de la cuna, luces, etc. Y no, no teníamos miedo a chafarle. El instinto materno/paterno es más potente de lo que nos podemos imaginar!

Le di pecho 14 meses y ningún problema! Todos descansados, Martí estaba súper contento de estar con papá y mamá y nosotros tranquilos de verle a él tan feliz.

Cuando ya no tomaba pecho, decidimos probar de pasarlo a su habitación con una camita a su medida. No tuvo ningún problema. Le contábamos su cuento y nos quedábamos con él hasta que se dormía. Al principio tenía bastantes despertares nocturnos, pero poco a poco fueron desapareciendo, hasta que solo se despertaba una o ninguna vez en toda la noche.

Fuimos mejorando la táctica de dormir, porque le costaba más de una hora quedarse dormido. Llegó un día que era capaz de dormirse él solito en 10 min. Era un lujo! Podía tener  tiempo para mí, para mi marido hasta la hora de irme a dormir.

Creíamos que ya estaba todo hecho, que Martí había hecho el cambio definitivo. Continuábamos contentos porque todos en casa descansábamos.

Y un día, de repente, empezó a llorar y no quería quedarse solo. Retrocedimos unos pasos y volvíamos a quedarnos con él hasta que se dormía.

Pero no se quedo allí la cosa, poco a poco le daba más miedo ir a su cama y los despertares nocturnos iban en aumento. Una noche nos monto tal escena que nos dimos cuenta de lo mal que lo estaba pasando. ea misma noche volvió a nuestra cama.

A las pocas semanas pusimos su cama en nuestra habitación al lado de la nuestra y nos dijo que  en su cama durmiéramos nosotros, jaja.

Semanas más tarde, aprovechando que celebramos su cumple en casa, volvimos a poner la cama en nuestra habitación. Así los peques  tendrían más espacio para jugar en su habitación.

Pues en estas estamos. Ahora duerme en nuestra habitación pero en su cama. Se va a dormir, contento, relajado, sin ningún temor, y lo más importante es que todos seguimos descansando por la noche.

El descanso de toda la familia  es importante. Durante el día tenemos que rendir y estar activos y si no descansamos bien el día se hace bastante duro y si se alarga en el tiempo todo empeora. Y si para el descanso todos tenemos que dormir en la misma cama o en la misma habitación, bien esta.

Hemos  sentido todo tipo de comentarios y a veces te hacen replantearte tus decisiones (hay gente que con este tema es muy intolerante con las opiniones contrarias a las suyas y esto molesta un poco). Hemos hablado y leído mucho sobre el tema, y siempre hemos llegado los dos a  la misma conclusión: Todos en  nuestra casa tenemos que descansar, los demás en la suya que hagan lo que quieran y/o puedan.

A nosotros no nos importa que duerma en nuestra cama o en nuestra habitación. Lo que queremos como todos los padres es el bienestar de nuestros hijos, y nosotros hemos encontrado esta solución y nos va bastante bien. Si mañana Martí decide irse a su habitación o volver a nuestra cama, no hay problema.

Un día en casa, a Xavi y a mí nos vino a la cabeza una imagen que puede que se haga realidad algún día: Nuestra habitación, la cama de Martí, la cuna vacía, y nuestra cama con 4 personas dentro! nos miramos y nos reímos un rato, porque si llega a pasar algún día , seguiremos estando felices y descansados y no nos importara tener inquilinos en nuestra cama. (Eso sí, tenemos que empezar a buscar una cama más grande…)

En la educación de tus hijos hay que poner normas, limites, y hay que ser estricto con las cosas importantes. Nosotros somos estrictos con Martí  en el momento (hora) de irnos a dormir (nunca se quiere ir), pero si le dejamos escoger entre  su cama y la nuestra.

Creéis que vuestro hij@ querrá dormir siempre con vosotros? Se malcrían a los hijos por dormir con los padres?, o por el contrario, se quieren  o se les protege menos a los hijos por no dormir con ellos des de bien pequeños?, al nin@ se le crean traumas  o trastornos  por tomar cualquiera de estas decisiones?

Para mí la respuesta a todo es NO.

Y pasa de puntillas este comentario pero no por ello menos importante. Los momentos con la pareja, si se buscan se encuentran y puede que sean  más divertidos  en algunas ocasiones  😉

Y hasta aquí mi experiencia y mi opinión sobre nuestros pequeños inquilinos. Espero haber ayudado con mi experiencia y si hay alguien que puede aportar la suya mucho mejor, más opciones tenemos tod@s para poner en práctica!

Gracias por leerme!

 

Bel.